sábado, 22 de enero de 2011

Madres chinas

Esta semana llegó a mis manos un artículo sobre la disciplina educativa que usan las madres chinas con sus hijos. Os detallo algún fragmento: ".... estas son algunas de las cosas que mis hijas nunca tuvieron permiso para hacer: ir a dormir a casa de amigas, quedar con amigos para jugar, mirar tv o jugar con videojuegos, elegir por sí mismas las actividades extraesculares o no ser la #1 en todas las asignaturas a excepción de gimnasia y teatro."
El mismo artículo nos mostraba algunas diferencias entre madres occidentales y orientales:

- Los occidentales están muy ansiosos por la autoestima de sus hijos. A los chinos, no. Asumen que son fuertes, no frágiles y, como resultado, se comportan de manera muy diferente. Los padres chinos exigen notas perfectas porque creen que sus hijos pueden sacarlas. La solución a un resultado por debajo de la excelencia es siempre reprobarlos, castigarlos y avergonzarlos. Cuando destacan, los padres se explayan con generosidad en halagos y elogios.

- Los padres chinos creen que sus hijos les deben todo. Se asume que los niños chinos deben pasar su vida pagando a sus padres, obedeciéndolos y haciendo que se sientan orgullosos. Por el contrario, no creo que la mayoría de los occidentales tenga la misma opinión respecto a que los niños tienen una deuda permanente con sus padres.

- Los padres chinos creen que saben lo que es mejor para sus hijos y por lo tanto ignoran sus deseos y preferencias. Esa es la razón por la que las hijas chinas no pueden tener novios en la secundaria y por la que los niños chinos no se van de campamento.

El debate está abierto.

1 comentario:

cristina dijo...

Aunque no estoy de acuerdo en todos los aspectos,creo que los niños y jóvenes de hoy en día estarían mucho mejor atendidos si nos pareciésemos un poco más a las madres chinas.